Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces May 23, 2018


5/1/2018 1:15:00 PM
Ahí tienes a tu madre
Una reflexión del Obispo David M. O'Connell, C.M., sobre María en su mes de mayo

Bishop David M. O'Connell, C.M.


Amar a María, la beata Madre del Señor Jesucristo, es tan natural a los cristianos como es amar a nuestras propias madres. Después de todo, María es la Madre del Señor y él es, al mismo momento, nuestro Salvador y nuestro hermano. “Nunca honramos más a Jesús que cuando honramos a su Madre y La honramos simplemente y únicamente para honrar más a Él más perfectamente (San Luis-Maríe Montfort)”. Le adoramos como Dios. La amamos como Su Madre.

Actualmente, el beato papa Pablo VI nos anima. Él escribe: “María sigue siempre como el camino que nos lleva a Cristo. Cada encuentro que tenemos con ella solo puede resultar en un encuentro con Cristo mismo”. Esta experiencia es tan natural porque tiene toda la razón.

La cristiandad ha amado a María desde los últimos momentos del Señor Jesús en la Cruz cuando dijo a Juan: “’Ahí tienes a tu madre.’ Desde ese momento, el discípulo se la llevó a su casa (Juan 19:27).” Y eso hacía. Y también nosotros. María era el regalo más precioso, más perfecto, a Jesús, y el regalo más precioso, más perfecto, de Jesús a la Iglesia.

La Iglesia aparta al mes entero de mayo para la devoción amorosa de María la Madre de Dios hace siglos. Ya terminó las tinieblas del invierno, florecen las flores hermosas, el Tiempo de la Pascua está en marcha y nueva vida nos rodea. ¿Cuál mejor momento para honrar y elevar a la persona que Dios nos brindó porque Ella nos dio a su Hijo – la Luz del Mundo, la Fuente de toda Hermosura y bondad y Verdad, la Novedad y Plenitud de la Vida. María es la Madre de Dios y, como proclamó el Segundo Concilio Vaticano, ella es la “Madre de la Iglesia”.

El amor de una madre es incondicional y total. Así que es totalmente natural que nosotros devolvamos ese amor con la devoción verdadera. “Si pusiéramos todo el amor de todas las madres en un corazón, aún no alcanzaría al amor del corazón de María por sus hijos (San Luis-Marie Monfort)”.

Y entonces, nosotros le rogamos desde las partes más profundas de nuestro ser en todos los momentos de nuestras vidas: “María, la Madre de Jesús, por favor sea una madre a mí ahora (Santa Teresa de Calcuta).” Y, “Si estén en peligro, si tengan corazones confusos, miremos a María. Ella es nuestro confort, nuestro apoyo. Girarse a ella y se salvarán (San Francisco Javier Cabrini)”.






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







ACA_2018_WebAd_bottom_12.5x2_WEB.jpg

The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2018 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2018 1up! Software, All Rights Reserved