Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces August 20, 2017


7/20/2017 11:51:00 AM
Visita del papa a Cartagena destacará desigualdad en América Latina
Un padre y su hija caminan cerca de Cartagena, Colombia. La visita en septiembre del Papa Francisco se enfocará en la desigualdad en América Latina.
Un padre y su hija caminan cerca de Cartagena, Colombia. La visita en septiembre del Papa Francisco se enfocará en la desigualdad en América Latina.


Yira, una mujer joven de Cartagena, Colombia, dice que hay pocas oportunidades en su comunidad y que
Yira, una mujer joven de Cartagena, Colombia, dice que hay pocas oportunidades en su comunidad y que "muchos jóvenes van a escuela sin desayunar nada ni tener algo para almorzar, y que muchos afrontan diariamente las drogas, violencia y el robo".
(Fotos CNS /cortesía de Unbound.org)
Por Barbara J. Fraser
Catholic News Service

LIMA, Perú (CNS) -- Cuando el papa Francisco llegue a Colombia en septiembre llevará su mensaje de misericordia y reconciliación a Cartagena, ciudad que todavía lleva sus dolorosas cicatrices como puerto de esclavos. Caminará por las calles con otro jesuita, san Pedro Claver, quien puso en práctica ese mensaje hace siglos.

Canonizado en 1888, san Pedro Claver ahora es considerado en Colombia el santo patrón de los derechos humanos. Pero aunque el país abolió la esclavitud en 1851 y en 1993 aprobó una ley prohibiendo la discriminación, el racismo persiste.

Muchos colombianos de ascendencia africana en Cartagena, los "hijos de los hijos de los hijos de los de esclavos … en muchos casos permanecen marginados y abandonados por el gobierno", dijo padre Jorge Hernández, quien trabaja con comunidades de colombianos de ascendencia africana en los alrededores de la ciudad. "En algunos vecindarios la gente no tiene agua potable. La inhumanidad se ha tornado natural".

Lo mismo es cierto en otros países de América Latina. Aunque aproximadamente la mitad de la población de Brasil es de ascendencia africana, ellos son una porción desproporcionada de la población pobre, según el censo del 2010. El promedio de sus salarios es un tercio de los que reciben los brasileños blancos.

Durante su último día en Colombia, el 10 de septiembre, el papa Francisco rezará el ángelus frente al santuario de san Pedro Claver. El edificio donde el misionero recibía a los esclavos, y que ahora es donde están las reliquias del santo (también ha servido como escuela y hospital).

Después de tener tiempo privado para orar en el santuario, el pontífice se reunirá con compañeros jesuitas.

Algunas personas se preguntan si el papa Francisco pedirá perdón por la aceptación de la trata por parte de la iglesia durante mucho tiempo en las Américas. Padre Hernández dijo que tiene la esperanza de que el papa hable abiertamente contra las formas modernas de la esclavitud, incluyendo el contrabando humano y la esclavitud al dinero y a una sociedad consumista.

La visita del papa a Cartagena resaltará tranquilamente la persistente desigualdad en América Latina, que tiene una de las peores disparidades de ingresos en el mundo. Los turistas acuden en grandes números a los centros playeros de la ciudad caribeña, lo cual contrasta marcadamente con la pobreza en que todavía vive la mayor parte de la población de ascendencia africana de la ciudad, dijo padre Carlos Eduardo Correa, superior provincial de los jesuitas de Colombia.

"En Colombia todavía hay muchas violaciones de los derechos humanos, especialmente en las comunidades de los colombianos de ascendencia africana, indígenas y pobres, particularmente en los derechos culturales, económicos, sociales y ambientales y los derechos a la educación, a los servicios médicos y al empleo", dijo el padre Correa.

Cuando el joven Pedro Claver llegó a Cartagena desde España en 1610, el tráfico de esclavos aumentaba. Más de 78,000 esclavos africanos llegaron entre 1570 y 1640 -- aproximadamente 10,000 anuales. Según algunos cálculos los esclavos eran la mitad de la población de Cartagena en aquel tiempo.

Después de cinco años de estudios en Bogotá, él regresó a Cartagena, donde fue ordenado en 1616. Refiriéndose a sí mismo como "el esclavo de los esclavos", él se unió a otro jesuita, el padre Alonso de Sandoval, quien hablaba abiertamente sobre la injusticia de la esclavitud, y continuó ese ministerio después que su compañero fue transferido a Perú en 1617.

En tiempos en que la Iglesia Católica no se expresaba en contra de la esclavitud de los africanos en las colonias españolas y cuando hasta algunos superiores jesuitas criticaban su ministerio, el padre Claver convencía a residentes ricos de la ciudad de que dieran limosna y la usaba para comprar alimento y medicamentos.

Él recibía en el puerto los barcos de los traficantes e iba primero a ayudar a los niños y a los enfermos. Esclavos que él conocía en Cartagena y que hablaban los idiomas de los recién llegados le ayudaban. Su labor de atención humanitaria y catequesis continuaba en las escuálidas casas donde los mercaderes alojaban a los esclavos hasta que fueran vendidos o enviados a otro puerto.

La visita del papa Francisco al lugar donde san Pedro Claver vivió, trabajó y finalmente murió en 1654 al sufrir las mismas enfermedades que afligían a la gente que él ministraba será un recordatorio de que los derechos humanos son importantes para el proceso de paz del país después de décadas de guerra civil.

La paz y la reconciliación, dijo padre Correa, serán posibles "solamente cuando la gente reconozca la dignidad de toda persona y la importancia de toda persona como ser humano, como lo hizo san Pedro Claver".






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2011 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved