Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces October 19, 2017


5/30/2017 9:19:00 AM
Médicos dijeron que madre chilena moriría pero milagro la salvó
Verónica Stoberg de Santiago, Chile, con su hijo, Sebastian, muestra una reliquia del beato Faustino Miguez el 12 de mayo a quien da crédito por su sanación milagrosa. El papa Francisco canonizará al sacerdote español en octubre. (Foto de CNS /Nibaldo Perez, Arquidiócesis de Santiago)
Verónica Stoberg de Santiago, Chile, con su hijo, Sebastian, muestra una reliquia del beato Faustino Miguez el 12 de mayo a quien da crédito por su sanación milagrosa. El papa Francisco canonizará al sacerdote español en octubre. (Foto de CNS /Nibaldo Perez, Arquidiócesis de Santiago)
Por Jane Chambers
Catholic News Service

SANTIAGO, Chile (CNS) -- Los chilenos lo llaman el milagro chileno.

Y en octubre, cuando el papa Francisco canonice al beato Faustino Míguez de España, la mujer al centro del milagro, Verónica Stoberg Tejo, tiene la esperanza de estar presente.

Stoberg vive con su esposo y su familia en una sección de Santiago llamada La Florida. En el 2003 ella estaba embarazada con su cuarto hijo cuando se enfermó gravemente. Aunque su hijo, Sebastián, nació sin problemas mediante cesárea, los médicos le dijeron a la familia que ella moriría.

"Tenía 36 semanas de embarazo cuando el dolor empezó. Yo sabía que no eran contracciones, ya que tenía tres hijos. Poco después estaba gritando de dolor. Cuando mi hija, que sólo tenía 12 años, vio lo mal que estaba, ella llamó la vecina", dijo Stoberg.

La vecina, que trabaja en servicios de salud, le tomó la presión arterial y descubrió que la tenía muy alta. El médico de Stoberg le dijo que fuera al hospital.

Cuando el esposo de Stoberg, Pedro Núñez, llegó a casa, la levantó en sus brazos y la llevó al hospital tan rápidamente como pudo, con su vecina agitando un pañuelo blanco por la ventana para poder llegar allá más rápidamente. Stoberg dijo que sentía que se estaba muriendo y cuando finalmente llegaron a la Clínica Las Lilas en Santiago perdió el conocimiento.

El Dr. José Luis Troncoso recuerda muy bien la condición de ella. Él la ayudó a parir sus otros tres hijos.

"Cuando llegó, sufría de hipertensión grave, preeclampsia severa y estaba con una complicación llamada síndrome HELLP", dijo el médico. "Este síndrome que amenaza la vida implica un desglose de los glóbulos rojos, enzimas hepáticas elevadas y recuentos bajos de plaquetas".

Después que Sebastián nació, los doctores llevaron Stoberg de prisa a la unidad de cuidado intensivo. Sus pupilas estaban dilatadas y no respondía. Los médicos la declararon con muerte cerebral y le dieron un 2 por ciento de probabilidad de sobrevivir.

Núñez llevó a sus tres hijas a la clínica a despedirse. En el camino él buscó una iglesia para ir a rezar por la recuperación de su esposa. Una de sus hijas dijo que debían ir a la capilla de su escuela. Allí había una imagen del beato Faustino y le rezaron a él.

Cuando la familia llegó para lo que pensaban que era la visita final, el doctor Troncoso les pidió que llevaran el bebé de 3 meses y lo colocaran en el pecho de su madre. Cuando lo hicieron Stoberg abrazó a su bebé. Troncoso dijo que jamás olvidará ese momento y, de ahí en adelante su paciente comenzó a mejorar, aunque estuvo en coma durante tres meses.

Durante ese tiempo una amiga de Stoberg, la hermana piarista Patricia Olivares, también fue a verla.

"Cuando vi a Verónica no la reconocí, estaba tan hinchada y había cables por todos lados, pero le hablé y recé por ella. Al tercer día que ella estaba en el hospital llevé conmigo una reliquia. Era un fragmento de hueso de un dedo del padre Faustino, lo tomé y lo puse sobre su pecho y su cabeza y recé a Dios".

Stoberg dijo que aunque estaba inconsciente recuerda a la hermana Olivares y a sus hijas hablándole. Ella también dijo que recuerda la sensación de calidez en su pecho, proveniente de la reliquia. Esta evidencia fue usada en el proceso para declarar santo al beato Faustino.

Cuando Stoberg finalmente recuperó la consciencia tenía dolor, problemas del habla y un problema con el hígado, que había sufrido daños fuertes.

"Cuando mi hijo tenía poco más de un año, pude empezar a cuidarlo", ella dijo. Hoy día su habla está bien y su hígado, aunque tiene forma distinta, funciona bien.

El 10 de diciembre de 2015 el Consejo Médico del Vaticano declaró milagro su recuperación y la atribuyó a la intercesión del beato Faustino ante Dios. El papa Francisco y un grupo especial de cardenales finalizaron la aprobación más tarde.

"El sentimiento de gratitud que tengo por el padre Faustino está siempre presente", dijo Stoberg. "Mi historia es una prueba de que todavía existen milagros, que están sucediendo todos los días, solo hay que buscarlos".






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2011 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved