Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces August 16, 2017


2/7/2017 11:46:00 AM
Orden del presidente de prohibición de refugiados provoca clamor de líderes católicos de EE.UU.
Una muer protesta la declaración ejecutiva del presidente que para el proceso de entrada de personas refugiadas de siete paises en que la mayoría de personas son musulmanes. (Foto de CNS /Jaclyn Lippelmann, Catholic Standard)
Una muer protesta la declaración ejecutiva del presidente que para el proceso de entrada de personas refugiadas de siete paises en que la mayoría de personas son musulmanes.
(Foto de CNS /Jaclyn Lippelmann, Catholic Standard)
Por Catholic News Service


WASHINGTON (CNS) -- La orden ejecutiva del presidente Donald Trump con la intención de restringir la entrada de terroristas a Estados Unidos, provocó el clamor por parte de líderes católicos de todo Estados Unidos.

Los líderes eclesiásticos usaron frases como "devastadora", "caótica" y "cruel" para describir la orden del 27 de enero que dejó varados en aeropuertos estadounidenses a refugiados e inmigrantes que ya estaban aprobados para ingresar y llevó al Departamento de Seguridad Nacional a decidir que los que tuvieran tarjetas verdes -- residentes legales permanentes de Estados Unidos -- fueran admitidos al país.

El liderazgo de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) elogió a avanzadas horas del 30 de enero a sus compañeros prelados por "su testimonio" al expresarse abiertamente contra las órdenes de Trump y "en defensa del pueblo de Dios" e hicieron un llamado a "todos los fieles católicos a unir nuestras voces a las de todos los que hablan en defensa de la dignidad humana".

"El lazo entre cristianos y musulmanes se fundamenta en la fortaleza irrompible de la caridad y la justicia", dijo el cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la USCCB, y el arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, vicepresidente de la USCCB, en un comunicado conjunto.

"La iglesia no vacilará en defender a nuestros hermanos y hermanas de todos los credos que sufren a manos de perseguidores despiadados", afirmaron.

"Los refugiados que huyen de ISIS (Estado Islámico) y de otros extremistas están sacrificando todo lo que tienen en nombre de la paz y la libertad", dijeron. "En muchos casos ellos pueden salvarse solamente si se rinden a la óptica violenta de sus torturadores. Ellos están firmes en su credo".

Como todas las familias, los refugiados "están buscando seguridad y protección para sus hijos", dijeron. Estados Unidos "debería acogerlos como aliados en una lucha en común contra el mal" y también "tiene que evaluar muy atentamente para detectar infiltrados que nos perjudicarían". Pero el país "siempre tiene que ser igualmente vigilante en nuestra bienvenida a los amigos", dijeron los prelados.

"Nuestro deseo no es entrar en el ámbito político, sino proclamar a Cristo vivo en el mundo actual. En el preciso momento en que una familia abandona su hogar bajo amenaza de muerte, Jesús está presente", dijeron el cardenal DiNardo y el arzobispo Gómez.

En Chicago, el cardenal Blase J. Cupich dijo en un comunicado del 29 de enero que el pasado fin de semana "demostró ser un momento oscuro en la historia de Estados Unidos".

"La orden ejecutiva de negarle la entrada a refugiados y cerrarle nuestra nación a aquellos, particularmente musulmanes, que huyen de la violencia, la opresión y la persecución es contrario a los valores católicos y estadounidenses", expresó. "¿Estamos repitiendo las desastrosas decisiones de aquellos que en el pasado le negaron la entrada a otras personas que huían de la violencia, dejando marginadas y excluidas ciertas etnias y religiones? Nosotros los católicos conocemos bien esa historia, ya que, como los demás, hemos estado al otro lado de tales decisiones.

"Su diseño e implementación han sido acelerados, caóticos, crueles y sin tomar en cuenta las realidades que producirán seguridad duradera para Estados Unidos", dijo el cardenal Cupich. "Las mismas han dejado detenidas en nuestros aeropuertos a personas que tienen visas válidas y otros documentos apropiados, las han devuelto a los lugares de los cuales algunos huían o no les han permitido abordar aviones que venían hacia acá. Solo a última hora intervino una juez federal para suspender esta acción injusta".

"La protección de la nación contra el ingreso de terroristas foráneos a Estados Unidos", suspende por 120 días el programa estadounidense completo de reasentamiento de refugiados, prohíbe durante 90 días la entrada de todo ciudadano de siete países mayormente musulmanes -- Siria, Irak, Irán, Sudán, Libia, Yemen y Somalia--. También establece criterios religiosos para los refugiados, proponiendo darle prioridad a minorías religiosas por encima de otros que podrían tener peticiones de refugio igualmente apremiantes.

"Se nos dice que esto no es la 'prohibición musulmana' que se había propuesto durante la campaña presidencial, pero estas acciones se enfocan en países de mayoría musulmana", dijo el cardenal Cupich. "Irónicamente esta prohibición no incluye los países de origen de 15 de los 19 secuestradores del 11 de septiembre. Sin embargo, se excluye a personas de Irak, aun a aquellos que ayudaron a nuestra milicia en una guerra destructora".

El cardenal citó los comentarios del papa Francisco ante el Congreso en el 2015: "Si queremos seguridad, creemos seguridad; si queremos vida, démonos vida; si queremos oportunidades, démonos oportunidades".

Agregó que el papa Francisco "continuó con una advertencia que debería retumbar cuando encaramos los sucesos del fin de semana: "La vara de medir que usemos para los demás será la vara de medir que el tiempo use con nosotros".

Poco después de que Trump firmara el documento en el Salón de los Héroes del Pentágono, el obispo Joe S. Vásquez de Austin, Texas, director del Comité sobre Inmigración de la USCCB, dijo que los obispos "fuertemente discrepan" de la orden de suspender el reasentamiento de refugiados.

"Creemos que ahora más que nunca acoger a los recién llegados y refugiados es un acto de amor y esperanza", dijo el obispo Vásquez.

La USCCB opera el programa de reasentamiento de refugiados más grande de Estados Unidos y el obispo Vásquez dijo que la iglesia continuaría conversando con la administración como lo ha hecho con otras administraciones durante 40 años.

"Trabajaremos vigorosamente para asegurar que los refugiados sean acogidos compasivamente en colaboración con Caridades Católicas sin sacrificar nuestra seguridad ni nuestros valores centrales como estadounidenses y para asegurar que las familias sean reunificadas con sus seres queridos", puntualizó.

Igualmente, reiteró el compromiso de los obispos de proteger a los más vulnerables independientemente de su religión. Todos "son hijos de Dios y tienen derecho a ser tratados con dignidad. Creemos que al ayudar a reasentar a los más vulnerables estamos viviendo nuestra fe cristiana como Jesús nos ha retado a hacerlo".

El cardenal Donald W. Wuerl de Washington llamó la atención sobre el comunicado de la USCCB y la orden ejecutiva y señaló que "la situación legal todavía es cambiante y los informes noticiosos a veces son confusos".

"El debate político, que es complejo y con gran carga emocional, continuará, pero tenemos que hacer cuanto podamos para mantenernos enfocados en el trabajo pastoral y muy real que emprendemos todos los días por los vulnerables y los más necesitados … por los forasteros en nuestras puertas", destacó.






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2011 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved