Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces March 27, 2017


1/12/2017 11:52:00 AM
Fallece arzobispo Flores, primer obispo hispano de EE.UU.
El difunto arzobispo Patricio Fernández Flores, arzobispo jubilado de San Antonio y el primer mexicano-estadounidense elevado a la jerarquía de la Iglesia Católica en los Estados Unidos, sonrie para una foto en los 1990. El arzobispo Flores, 87, murió el 9 de enero de complicaciones de pneumonía e un infarto. Foto del archivo de CNS
El difunto arzobispo Patricio Fernández Flores, arzobispo jubilado de San Antonio y el primer mexicano-estadounidense elevado a la jerarquía de la Iglesia Católica en los Estados Unidos, sonrie para una foto en los 1990. El arzobispo Flores, 87, murió el 9 de enero de complicaciones de pneumonía e un infarto. Foto del archivo de CNS


Por Catholic News Service


SAN ANTONIO (CNS) -- El obispo jubilado Patrick F. Flores, de 87 años de edad, el primer obispo mexicoamericano de Estados Unidos, murió de pulmonía e insuficiencia cardíaca congestiva el 9 de enero en la residencia Padua Place para sacerdotes jubilados en San Antonio.

El obispo, quien abandonó la escuela secundaria para ser agricultor migratorio, era conocido por su apoyo a los agricultores y a los derechos civiles de los mexicoamericanos, así como por su amor por su cultura y herencia.

Una misa fúnebre está programada para el 17 de enero en la Catedral de San Fernando en San Antonio, presidida por el Arzobispo Gustavo García-Siller. El arzobispo también celebrará una misa para los muertos el 16 de enero en la catedral seguida de visitas.

El arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles describió al arzobispo Flores como su buen amigo y mentor y como "un pionero y ejemplo no solo para mí, sino para una generación de sacerdotes hispanos y líderes latinos".

Él dijo que el arzobispo de San Antonio, jubilado desde el 2004, "conocía las luchas de los hispanos en este país y era amigo del agricultor y una voz de consciencia por la dignidad y los derechos humanos. Él nos enseñó a todos a celebrar nuestra herencia y nuestras tradiciones y nos exhortó a compartir nuestra fe y nuestros valores orgullosamente y a hacernos líderes en nuestras comunidades".

El arzobispo Flores, nacido en Ganado, fue uno de nueve hermanos y su familia lo llamaba "Ticho".

Su hermana menor, Mary Moreno, en el 2004 le dijo al Today's Catholic, periódico de la Arquidiócesis de San Antonio, que a menudo su hermano caminaba por la carretera frente a la casa familiar rezando el rosario. "Él estuvo siempre muy cerca de Dios", ella dijo.

Él también tenía un lado relajado, frecuentemente ganando concursos de baile con su hermana María y tocaba varios instrumentos y cantaba.

Él fue ordenado al sacerdocio en 1956 en la Diócesis de Galveston-Houston y fue nombrado obispo auxiliar de San Antonio en 1970. Ocho años más tarde él fue instalado como obispo de El Paso y en 1979 fue nombrado arzobispo de San Antonio.

Él fue miembro del Departamento de Inmigración y Refugiados de la Conferencia Católica de Estados Unidos, director del Comité de la Iglesia en América Latina de la Conferencia Nacional de Obispos Católicos y director del Comité Asesor de Texas ante la Comisión sobre Derechos Civiles de Estados Unidos.

En 1987 él recibió al papa Juan Pablo II en la Arquidiócesis de San Antonio como parte de la visita del papa a nueve ciudades. El papa celebró Misa para una multitud de 330,000 en un predio donde ahora ubica la escuela secundaria John Paul Stephens. La Misa todavía mantiene el récord como la concentración más grande en el estado.

En entrevista con el periódico Today's Catholic en preparación para su jubilación, el arzobispo Flores dijo que lo que recordaba más cariñosamente de su tiempo como arzobispo era simplemente su vida como sacerdote.

"He pasado 48 años como sacerdote y me ha encantado todo. Si tuviese la oportunidad de comenzar de nuevo no vacilaría. Pude haberme preparado mejor académicamente y de otras maneras. Pero literalmente he encontrado gran satisfacción simplemente siendo sacerdote; ser obispo es simplemente asumir responsabilidades adicionales".

"Lo he encontrado muy retador y muy gratificante. De modo que he sido muy feliz en eso y continuaré siendo feliz", él añadió.

Después de su jubilación, el arzobispo Flores vivió brevemente en Casa de Padres, centro para sacerdotes jubilados de la arquidiócesis pero pasó varios años en la residencia Padua Place para sacerdotes que necesitan ayuda médica.






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2011 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved