Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces March 27, 2017


10/25/2016 10:51:00 AM
Homilía para las Bendiciones de Aniversarios
Catedral Santa María de la Asunción, Trenton
La comunidad entera de la Diócesis de Trenton celebra y bendice el compromiso matrimonial.  (Foto pescadora | Craig Pittelli)
La comunidad entera de la Diócesis de Trenton celebra y bendice el compromiso matrimonial.  (Foto pescadora | Craig Pittelli)

Bishop David M. O'Connell, C.M.


16 de octubre, 2016

De vez en cuando solemos ponernos un poco nostálgicos. Nos puede surgir en un momento tranquilo cuando nos encontramos manejando por nuestro barrio cuando éramos niños o al ver a un pariente o amigo viejo. Tal vez puede ser una película de casa de hace años o una colección de fotos que nos recuerda de “momentos buenos pasados.” Sea una canción antigua, una frase que decía nuestro papá, una comida que nos recuerda a la cocina de Mamá – de repente nos transporta a otro momento y otro lugar. A veces podemos preguntarnos qué pensarán nuestros queridos fallecidos si nos vieran ahora. ¿Ustedes han tenido este tipo de experiencia?

Piensen en su boda. ¿Qué recuerdan? ¿Quiénes estaban ahí o, si sean de descendencia irlandesa, quiénes no estaban presentes? ¿Cómo se llama el sacerdote o diacono que dirigió la ceremonia? ¿Empezó a tiempo? ¿A cuál canción bailaron por primera vez como esposos? ¿Qué cenaron? ¿A dónde se escaparon para una luna de miel? Detalles y recuerdos… ¡muchísimos detalles y recuerdos! Qué bendición tienen ustedes ¡juntos! Y que bendición son ustedes ¡juntos! Y que bendición buscan ustedes ¡juntos! Es esa bendición que nos reúne hoy aquí en la santa Misa en esta iglesia, arrodeados por sus hijos y queridos que también son bendiciones que ustedes comparten.

Nuestras lecturas de hoy nos enfocan en la perseverancia y la oración, dos dimensiones de nuestra vida de fe que ustedes conocen bien ahora que celebran el compromiso de su aniversario matrimonial sea el primero, el 25 o el 50. El Evangelio según San Lucas presenta la historia de un juez injusto quien eventualmente rinde su juicio a favor de la viuda por su perseverancia. Otros tal vez la llamarían “una molestia” o hasta un acoso verbal. Pero ella sabía que su causa era justa y correcta y no se rendía. Ese mismo espíritu motivó a Moisés y Josue en nuestra primera lectura de hoy del Libro de Éxodo del Antiguo Testamento. Israel se arriesgó mucho en la batalla contra Ámalek y su ejército. Mientras luchaba Josue, Moisés miraba con sus brazos extendidos con la vara de Dios, un símbolo de la protección de Dios. Moisés perseveró e Israel derrumbó al enemigo. La misma verdad tiene que ver con el matrimonio. “Para bien o para mal, en la riqueza y en pobreza, enfermedad y salud, hasta que la muerte nos separe.” ¡La perseverancia!

Una pareja no empieza el matrimonio con un amor perfecto. La pareja crece en el amor y crece con amar. El amor es trabajo duro. A veces – a lo mejor a menudo – el amor trae sufrimiento; si no, entonces se ha disfrazado al amor en alguna forma de egoísmo. Pero al igual que la Iglesia se fortalece a través del sufrimiento, su relación se fortalece en los momentos difíciles. Siempre hay más crecimiento y desarrollo durante los tiempos difíciles que en los momentos fáciles.

Jesús nos ha mandado amar como él nos ha amado. ¿Cómo amaba Jesús? Amaba hasta que le costara. Amaba a través de la perseverancia hasta la Cruz y la muerte. Ese es el amor. Si dejara de amar antes de llegar al Calvario, no hubiera sido el amor entonces. Hubieran sido actos hasta entonces para él mismo. Pero el amor, desde el sentido del amor de Jesús, significa amar aunque suframos para la otra persona. Ese es el amor verdadero, amar para el bien del prójimo. Así nos explica Jesús precisamente su amor en el Evangelio según san Juan cuando dice: Nadie tiene mayor amor que este: que uno ponga su vida por sus amigos. (Juan 15:13)

Tantas veces Lo hemos dado escusas a Dios de porque nos alejamos de Él pero nos seguía amando porque hizo una alianza con nosotros, no un contrato. Nosotros somos agiles en encontrar maneras de salir de nuestros contratos – y muchos tienen éxito también – pero no ustedes: para ustedes, el compromiso amoroso y duradero del matrimonio es algo irrevocable. Es exactamente lo que vemos en la alianza que Dios tiene con nosotros. Es algo irrompible e irrevocable. Existen muchas ideas sobre el matrimonio en el mundo actualmente pero su vida matrimonial ha sido un sacramento que recibieron en el Señor, unidos por los años en el Señor. Y ustedes buscan a Cristo para sostener su amor porque Cristo bendijo su matrimonio y nosotros ahora renovamos su bendición mientras celebramos su aniversario matrimonial.

Su matrimonio ha sido algo muy humano, algo que cumple el deseo en los corazones de todos nosotros de compartir nuestras vidas con otras personas, pero además que eso, su matrimonio ha sido un sacramento de Dios. Dios les bendiga y les mantenga llenos de fe en el otro y en Él todos los días de sus vidas.






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2011 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved